READING

Entrevista a Rodrigo Lagos y la nueva Región de Ñu...

Entrevista a Rodrigo Lagos y la nueva Región de Ñuble

 

En septiembre del año 2018 entrará en vigencia el proyecto de ley aprobado por el Senado el 10 de enero del año 2017,  que tiene como objetivo crear la nueva región de Ñuble para el país, la cual contará con tres provincias y abarcará cerca de medio millón de personas.

Bajo este escenario conversamos con Rodrigo Lagos Ulloa para conocer su visión y nuevos desafíos que tendrá la nueva región de Chile. Lagos es Ingeniero Agrónomo de profesión, formado en Universidad de Concepción con especialización en Fertiriego en Cultivos y Frutales en la Universidad de Concepción (Diplomado), actualmente se desempeña en CNA Chile como Agente Zonal de Ventas de Fertilizantes para la Octava Región.

¿Cuál es tu visión de la nueva región creada que comienza a operar como tal a partir de septiembre 2018?

 Chillán (Ñuble) es una zona estratégica para la agricultura nacional. Ñuble por tradición, es una zona de cultivos “tradicionales” (maíz, remolacha, Trigo), multiplicación de semillas y producción de hortalizas. Chillán se redibujó después del terremoto de los años 60 y reestructuró su matriz productiva (famoso plan Chillán) a una zona agricola y comercial. Toda la reconstrucción post terremoto, fue pensada en tener a Chillán como un polo “comercial” de la zona sur. Basta con observar la cantidad de pueblos y pequeñas ciudades que lo rodean y todos se encuentran equidistantes. Con los años, la industria forestal tomó forma y presencia en la zona y así también la industria de los productos congelados. En la actualidad y en los años venideros la fruticultura será la principal actividad. Se estima que la superficie crece más del 25% anual, siendo este aspecto el que presenta el mayor desafío para la zona en muchos años. Se necesita infraestructura adecuada (frío, guarda, packing) para dicho propósito y para que la futura región comience un desarrollo vial y en telecomunicaciones a la altura de la circunstancias. Por esto, que Ñuble se convierta en región, será una oportunidad única para poder captar fondos por parte de nuestras autoridades, y a su vez la empresa privada, tanto universidades como centros tecnológicos y el estado comiencen a trabajar en conjunto para llevar al desarrollo nuestra futura región de Ñuble.

¿Cuál es el rol que atribuyes a los agrónomos de la región en esto?

La actividad está ávida de profesionales capacitados. La profesión (y en esto hago partícipe a todos los centros de formación profesional de la carrera) tienen que modernizarse lo más rápido posible. La tecnología llegó a los campos. El futuro Ingeniero Agrónomo siempre tiene que utilizar el trabajo de campo y la expertis de campo como herramienta fundamental de trabajo, pero tiene que incorporar cada vez más la tecnología. Siendo una zona tan agrícola, vamos a tener un rol más allá de nuestras aptitudes. A futuro se requerirán agrónomos para áreas como: Ambiental, Áreas Verdes, Forestal, Impuestos Internos, Sistema Financiero, etc. El desarrollo de la región así lo requerirá.

¿Actualmente qué desafíos y problemáticas tiene la región?

 Como corolario a la primera pregunta te puedo enumerar algunos de los desafíos y problemáticas:

  • Modernización de las carreras relacionadas con la agricultura.
  • Llegar a una reforma adecuada al código de aguas.
  • Hay indicios de contaminación de napas, canales y aguas subterráneas. Tremendo desafío para evitar contaminaciones en el agua.
  • Mejorar el aprovechamiento del agua (embalses, centrales de paso, etc)
  • Modernizar los servicios agrícolas estatales (SAG, INDAP, etc). Esto va de la mano con la modernización del Estado.
  • Ser la capital agrícola de Chile.

 

¿Qué fortalezas y oportunidades tiene la futura región de Ñuble?

Fortalezas:

  • Ubicación privilegiada. Está cerca de grandes ciudades en Chile para abastecer con productos (Concepción y Temuco).
  • La diversidad de oportunidades agrícolas se da por poseer agua suficiente tanto por el consumo humano como para la agricultura.
  • El clima es tan marcado, lo que facilita la elección de cultivos y frutales.
  • Bastante mano de obra para labores agrícolas.
  • Las organizaciones empresariales y sectoriales son muy fuertes en la zona. Ñuble posee una cultura de asociatividad admirable.

 

Oportunidades:

  • La asociatividad es una fortaleza que debe explotarse aún más. No sólo debe usarse para conseguir mejores precios de productos, sino que debe procurar por un desarrollo más macro de su rubro.
  • Los centros de formación profesional y técnica deben estar más presente y ofrecer mayor respaldo a las instituciones de formación agrícola de educación secundaria.
  • Existe una gran disyuntiva sobre el uso del agua y los derechos hereditarios de ésta para uso agrícola. Para ambos casos las soluciones son distintas para un mismo problema. No se puede restar agua para consumo ni para uso agrícola, y viceversa.
  • Al mejorar la infraestructura vial y de telecomunicaciones, se facilita el acceso a pequeños y medianos productores. Esto les abrirá un mundo de oportunidades.