READING

Consejera Karen Araya analiza el contexto de mecan...

Consejera Karen Araya analiza el contexto de mecanización que caracteriza a la agricultura actual y los desafíos del sector.

Karen Araya, es la Consejera más joven del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Chile. Titulada de la Universidad de Tarapacá, Karen es Diplomada en Docencia Universitaria UNICYT, con experiencia en polinización en cultivo de maíz Tuniche, Arica. Además, se le vincula a trabajos relacionados con recursos genéticos, banco de germoplasma en INIA Quilamapu, Chillán y manejo de plagas en Xilema S.A., Quillota. Conozcamos un poco más sobre su área de desempeño actual, maquinaria agrícola, como parte del equipo de trabajo de IMPAC.

¿Cómo evalúas el estado de mecanización que tiene hoy en día la agricultura en Chile? 

En los últimos años la mecanización agrícola ha tenido un gran crecimiento. Se han incorporado una gran cantidad de herramientas, entre ellas implementos especializados como tractores, enfardadoras, cosechadoras, riego tecnificado, software de calibración en aplicaciones, control y gestión, los cuales se han convertido en principales gestores de la agricultura actual. Los que más invierten en mecanización son los grandes agricultores y en menor medida los medianos, debido a su asociación a la agroindustria y a la exportación de sus producciones. Por otro lado los pequeños agricultores prácticamente no invierten, o bien son implementaciones básicas por sus altos costos.

Por ello es importante realizar inversiones e incorporar tecnología. Actualmente la escasez de mano de obra es reconocida en el sector agrícola, dado que muchos trabajadores buscan mejores condiciones en otros sectores de la economía (comercio, construcción y minería), lo cual ha obligado a utilizar maquinaria para sustituir la mano de obra que hoy no está disponible en mucha menor medida.

¿Piensas que la gran cantidad de extranjeros que están incorporándose a labores operativas en los campos está ayudando a equilibrar la falta de mano de obra? 

No realmente. Es cierto que hay extranjeros y esto ha colaborado, pero en general la gente evita incorporarse a la actividad agrícola y opta por otros rubros debido a que hay un mayor desgaste físico y es un trabajo por temporada. Este fenómeno se origina a partir de diversas circunstancias como el crecimiento del comercio, la remuneración del sector minero y el dinamismo de la construcción.

Una solución sería tener una propuesta atractiva para los trabajadores, fundamentalmente con la disminución del esfuerzo físico, implementando huertos semi-peatonales, contar con las herramientas adecuadas y condiciones de trabajo similares a las de países más desarrollados.

¿Qué perspectivas ves para los pequeños agricultores que carecen de recursos para mecanización propia? 

Los recursos son escasos, pero siempre existe la forma de invertir, hay diferentes tipos de programas de financiamiento hacia los pequeños agricultores para ayudar a emprender. En este sentido INDAP figura como el principal organismo de apoyo a la agricultura familiar campesina, sin embrago ellos tienen las mismas variedades que los grandes agricultores o que exige la industria, habiendo una gran diferencia en la forma en que pueden mecanizar el manejo y la producción. Es por eso, que considerando las necesidades y limitantes que caracterizan a la agricultura actual es necesaria la asociatividad entre ellos para así adecuarse a las exigencias y desafíos del sector.

Cómo evalúas el que el Consejo esté compuesto por profesionales de todas las edades, incluyendo gente tan joven como tú?

Positivamente. No sólo somos de diferentes generaciones, lo cual es muy enriquecedor, sino que también compartimos distintas opiniones y experiencias, ya el consejo está constituido por profesionales de diferentes áreas del Agro, lo cual hace el trabajo más completo, dinámico y fluido.