READING

Presidente del Colegio de Ingenieros Agrónomos asi...

Presidente del Colegio de Ingenieros Agrónomos asiste a la celebración del Día del Enólogo.

Este sábado 11 de noviembre se llevó a cabo la celebración del Día del Enólogo organizada por la ANIAE – Asociación Nacional de Ingenieros Agrónomos Enólogos de Chile. La actividad se llevó a cabo en las dependencias de Viña Torreón de Paredes, Rengo, y estuvo presidida por el Presidente de la colectividad, el enólogo Sr. Eugenio Lira.

A la jornada estuvo invitado, en representación del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Chile, su Presidente Sr. Jorge Wicha, quien dirigió unas palabras a los asistentes valorando la invitación y el espíritu de la colectividad, instando a potenciarnos ambos gremios como profesionales de la misma amplia área agrícola de Chile.

Este año, el premio al mérito vitivinícola fue otorgado al Dr. Álvaro Peña, ingeniero agrónomo de la Universidad Católica de Valparaíso, investigador y docente de la Universidad de Chile, de quien se destacó su calidad humana, su larga experiencia profesional desarrollada en Chile, España, Argentina y México, entre otros países, su vocación docente y el profesionalismo con que enfrenta cada uno de sus focos laborales, incluyendo su participación en Garage Wine Co.

El programa de actividades incluyó la elección del nuevo Directorio 2018, palabras de los anfitriones, el Sr. Álvaro Paredes, como dueño de la viña, y la Sra. Eugenia Díaz, enóloga asesora de la misma; además el premio de la mejor tesis 2017 fue recibido por el recién titulado Nicolás Corbalán y en la Asamblea se presentó el resumen de todas las actividades en las cuales la ANIAE participó como organizador y como invitado por parte de alguno de los miembros del Directorio, entre otros aspectos.

Víctor Rodrigo Jara, uno de los miembros del directorio 2018 de la ANIAE, indicó: “Resultan siempre muy constructivas y gratificantes estas actividades con colegas y amigos, el reconocimiento de los pares a través de los premios que se entregan y la experiencia que se puede captar de los miembros históricos, siendo un ejercicio permanente el no perder contacto con el entorno, independiente de la ubicación geográfica en que nos encontremos, fortaleciendo así la convivencia profesional y llevando a cabo acciones que den sentido a nuestro quehacer productivo”.